18 de Noviembre de 2017

Un Rogue One multiétnico

Un Rogue One multiétnico
En el imparable proceso de globalización, cuya cultura dominante extiende sus redes por todo el planeta y lleva las comunicaciones hasta los rincones más insospechados, facilitando también la movilidad de las personas si la xenofobia y la indolencia no lo impiden, es de sentido común pensar que la multietnicidad debe de ser la norma. Pero no sólo en lo que respecta a la composición de las sociedades, sino además en representaciones artísticas como el cine. Y esa es la razón de que resulte tan reivindicable la elección del reparto de Rogue One: Una historia de Star Wars, spin-off de la saga dirigido por el estadounidense Gareth Edwards. Porque a multiétnico no le gana nadie, dado que se trata de uno de los más internacionales de los últimos tiempos.
Su actriz protagonista, Felicity Jones, interpreta a Jyn Erso y es una británica nacida en la localidad inglesa de Bournville, al sur del área metropolitana de Birmingham, en la región de West Midlands. Procede de una familia nacional, pero una de sus tatarabuelas era una italiana de la Toscana; y la hemos visto antes, por ejemplo, como Jane Hawking en The Theory of Everything (James Marsh, 2014). En cambio, su compañero Diego Luna, que encarna al capitán Cassian Andor, proviene de Ciudad de México, es hijo de un mexicano y una inglesa y ha trabajado también antes en Soldados de Salamina (David Trueba, 2003) como Gastón, entre otros papeles.

ComicBookMovie.com


ComicBookMovie.com
El hongkonés Donnie Yen, rostro de Chirrut Îmwe, vino al mundo en la ciudad de Cantón, situada en la provincia china de Guangdong, al sudeste del país, y ha actuado previamente, por ejemplo, en la trilogía de Ip Man (Wilson Yip, 2008, 2010, 2015). Y Alan Tudyk, cuyos movimientos capturaron para digitalizar al robot K-2, es un estadounidense nacido en la localidad texana de El Paso, pero su familia paterna es de ascendencia polaca, y la materna, británica y alemana; y entre otras oportunidades, ya le habíamos visto también en la serie Firefly (Joss Whedon, 2002-2003) y su película, Serenity (Whedon, 2005), como Hoban Washburne.
El danés que se pone en la piel de Galen Erso, Mads Mikkelsen, procede de Copenhague, ha coprotagonizado, por ejemplo, la serie Hannibal (Bryan Fuller, 2013-2015) como el propio doctor Lecter, y considera que la multietnicidad en cualquier película debe depender de si con ella se logra la verosimilitud o se la destruye. Pero “esto, específicamente, es Star Wars”, explica, “donde hay criaturas de diferentes planetas en el universo, y entonces debemos tener a gente de diferentes países”. Por su parte, Ben Mendelsohn interpreta a Orson Krennic, proviene de Melburne, la antigua capital de Australia, y ha trabajado anteriormente en Animal Kingdom (David Michôd, 2010) como Andrew “Pope” Cody, entre otros filmes.
Riz Ahmed es un londinense de padres pakistaníes que encarna a Bodhi Rook, y le hemos visto hace poco en la miniserie The Night Of (Steven Zaillian, 2016) como Nasir “Naz” Khan. El chino Wen Jiang, cara de Baze Malbus, vino al mundo en la ciudad de Tangshan, que se encuentra en la provincia de Hebei, al noreste del país, y le podemos reconocer, por ejemplo, por su abuelo de Red Sorghum (Zhang Yimou, 1988). Y Forest Whitaker es un afroamericano de Texas, de la localidad de Longview concretamente, con ancestros Igbo nigerianos y Akan de Ghana, que se transformó en Saw Gerrera para Rogue One y, entre otros personajes, en el Idi Amin de The Last King of Scotland (Kevin Macdonald, 2006).

HollywoodReporter.com


HollywoodReporter.com
Fuera del reparto principal, la mayoría de los actores son anglosajones, como era de esperar: Guy Henry (Moff Tarkin, sustituyendo al fallecido Peter Cushing con captura de movimiento y digitalización), Alistair Petrie (Davits Draven), Ben Daniels (Antoc Merrick), Jonathan Aris (Nower Jebel), Sharon Duncan-Brewster (Tynnra Pamlo), Daniel Mays (Tivik) y Duncan Pow (Ruescott Melshi) son británicos; Valene Kane (Lyra Erso) y Genevieve O’Reilly (Mon Mothma, repitiendo la sustitución de Caroline Blakiston tras La venganza de los Sith), irlandesas; Ian McElhinney (Jan Dodonna, sustituyendo al difunto Alex McCrindle), norirlandés; etcétera.
Pero también los hay de otra herencia étnica, como Fares Fares (Vasp Vaspar), danés nacido en el Líbano; el afromericano James Earl Jones (la voz de Darth Vader); y Jimmy Smits (Bail Organa), un neoyorkino de madre puertorriqueña y padre surinamés. Y respecto a esta demostración de multietnicidad, Gareth Edwards coincide con Mikkelsen: “La acción de la historia de Rogue One tiene lugar cuando la rebelión se fracturó en diferentes planetas en distintas partes de la galaxia. Y si quieres representarlo bien visualmente, (…) tienes al menos que representar al espectro de la humanidad, y es cuando puedes escoger a grandes actores de todo el mundo”. De nuevo, el reparto multiétnico al servicio de la verosimilitud. Porque Star Wars es un futuro más allá de la globalización, y la coherencia también tiene un valor artístico.

Comentarios